Sin categoría

Tips: ¿Cómo destapar un lavadero?

[vc_row][vc_column]

Parte 1: Extracción manual

Remueve la obstrucción con un gancho de alambre. Si piensas que tu lavadero está obstruido por cabello u otras masas sólidas, podrías extraerlas con la ayuda de un gancho de alambre viejo.

  • Endereza lo más posible un gancho para ropa de alambre. Dobla ligeramente un extremo para crear un pequeño gancho que se pueda introducir por la tubería de tu lavadero.
  • Desliza el alambre por la tubería con el extremo del gancho hacia abajo. Intenta mantener el alambre presionado hacia un lado de la tubería en lugar de empujarlo hacia abajo por el centro de la misma. Al hacer esto, habrá menos riesgo de empujar los desechos de la obstrucción más abajo.
  • Una vez que sientas resistencia, gira y haz una maniobra con el gancho para intentar retirar los desechos que provocaron la obstrucción. Jala el alambre hacia arriba para retirar la mayor cantidad de desechos posible.
  • Deja caer agua caliente del grifo a través la tubería, por unos minutos. Haz que el agua esté lo más caliente y rápida posible, pero si el agua se empieza a empozar en el lavadero, cierra el grifo.

Utiliza un desatascador para aflojar la obstrucción. Utiliza un desatascador estándar para succionar los desechos con fuerza.

  • Si estás trabajando con un lavadero de dos tuberías, sostén un trapo mojado firmemente contra una de las tuberías para sellarla.
  • Coloca un desatascador sobre el drenaje de la otra tubería, sosteniéndolo bien recto.
  • Llena el otro lado del lavadero con 7 a 10 cm (3 a 4 pulgadas) de agua. Esto ayudará a que el desatascador quede fijo alrededor del drenaje.
  • Gira la cabeza del desatascador hacia abajo, empujando el agua hacia la tubería. Haz que el desatascador se infle y luego empújalo hacia abajo de nuevo por exactamente 20 segundos con un movimiento fuerte y rápido, pero no separes el desatascador del drenaje.
  • Retira rápidamente el desatascador del drenaje en tu último movimiento hacia arriba.
  • Quizás tengas que usar el desatascador por varios minutos para aflojar la obstrucción.

 

Parte 2: Procedimientos naturales.

Vierte agua hirviendo al lavadero. Hierve por lo menos 4 tazas (1 L) de agua en una tetera. Luego de que el agua hierva, viértela por el drenaje en dos o tres etapas, haciendo una pausa por varios segundos después de cada una. Repite el proceso, si así lo requieres.

  • Si fuera posible, deja correr por lo menos 4 tazas (1L) de agua en el lavadero. Utiliza más agua si tu tetera te lo permite.
  • Si no tienes una tetera, puedes hervir el agua en una olla o en un hervidor eléctrico.
  • También podrías usar el horno microondas para hervir agua, pero solo caliéntala en intervalos de 20 a 40 segundos y mantén un palito de madera en el agua mientras la calientas. De otra manera, el agua podría recalentarse demasiado y representar un peligro.
  • Vierte el agua hirviendo directamente por el drenaje, en lugar de dejarla caer primero en el lavadero y luego hacia el drenaje gradualmente.
  • Ten en cuenta que esto funciona bien con obstrucciones leves y puede no ser igual de efectivo con obstrucciones serias. Asimismo, el agua debe estar hirviendo mientras la viertes, dado que la vibración del agua es parte de la razón por la cual este proceso es muy efectivo.

Disuelve la obstrucción con bicarbonato y vinagre. La solución de bicarbonato y vinagre es altamente efectiva ya que la reacción efervescente que se produce entre estos dos productos de limpieza, es lo suficientemente fuerte y abrasiva como para aflojar aquellas grandes obstrucciones.

  • Vierte ½ taza (120 ml) de bicarbonato por el drenaje del lavadero.
  • Luego del bicarbonato, vierte ½ taza (120 ml) de vinagre blanco destilado.
  • Cubre rápidamente la abertura del drenaje con un tapón de drenaje. Al hacer esto, estarás forzando a que la reacción efervescente se dirija hacia abajo a través de las tuberías, donde se encuentra la obstrucción, en lugar de que esta se salga por arriba.
  • Inmediatamente después de que pare la efervescencia, vierte otra ½ taza (120 ml) de vinagre blanco destilado por el drenaje. Cúbrelo nuevamente y déjalo reposar de 15 a 30 minutos.
  • Hierve 1 galón (4 L) de agua en una tetera u olla. Vierte el agua hirviendo en el lavadero para eliminar cualquier resto de vinagre y bicarbonato.

 

Parte 3: Utilización de químicos potentes.

Vierte soda cáustica por el drenaje. La soda cáustica o el hidróxido de sodio es un químico extremadamente fuerte que disuelve la mayoría de obstrucciones en lavaderos.

  • Se puede comprar soda cáustica en casi todas las ferreterías.
  • Diluye 3 tazas (750 ml) de soda cáustica en ¾ de galón (3 L) de agua fría en la cubeta del trapeador. Mezcla el químico junto con el agua, con la ayuda de una cuchara de palo.
  • No utilices ningún recipiente ni utensilio que planees usar después para manipular alimentos.
  • No remuevas el agua y la soda cáustica con tus manos.
  • El agua y la soda cáustica deben empezar a “burbujear” y a calentarse una vez que los mezcles.
  • Con cuidado, vierte la solución directamente por el drenaje del lavadero obstruido. Déjala reposar de 20 a 30 minutos sin tocarla.
  • Hierve 1 galón (4 L) de agua en la cocina y utilízala para verterla por el drenaje.
  • Repite el procedimiento, si fuera necesario.

Utiliza un limpiador para drenaje. Se pueden comprar los limpiadores para drenaje comerciales en cualquier supermercado, y también hay limpiadores cáusticos, ácidos y enzimáticos disponibles.

  • Lee la etiqueta cuidadosamente para determinar qué limpiador es el adecuado para el tipo de obstrucción que tienes en casa. Por ejemplo, algunos limpiadores funcionarán mejor en lavabos mientras que otros funcionarán mejor en lavaderos de cocina.
  • Sigue cuidadosamente las instrucciones en la etiqueta cuando lo vayas a usar el producto.
  • Los limpiadores para drenaje cáusticos cuentan con reacciones químicas causadas por iones de hidróxido.
  • Los limpiadores para drenaje ácidos provocan una reacción química entre los iones de hidrógeno y los residuos que causan la obstrucción del lavadero. Los limpiadores ácidos tienden a ser más penetrantes que los limpiadores para drenaje cáusticos.
  • Los limpiadores enzimáticos son los menos potentes y cuentan con enzimas bacterianas que carcomen los desechos orgánicos que causan la obstrucción.

[/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″] [/vc_column][vc_column width=”1/2″]

ADVERTENCIA.

Usa guantes de goma y gafas protectoras al momento de utilizar químicos potentes, especialmente soda cáustica y limpiadores para drenaje. Si alguno de estos químicos te salpica a la piel, lávate inmediatamente con agua y jabón. Si luego de lavarte aún sientes hormigueo o quemazón, ve en busca de atención médica de emergencia.

NOTA: Si en dado caso aplicando todos los metodos anteriores aún no logra destapar su lavadero, acuda inmediatamente a uno de nuestros expertos para que le brinden un servicio de alta calidad. Ya que el manejar químicos es altamente peligroso y hasta corrosivo si no se utiliza de forma correcta.

[/vc_column][/vc_row]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *